Cuento de un niño ateo

Cuento de un niño ateo

Un joven ateo, procedente de una familia atea, preguntaba a su maestro por curiosidad lo que era un ángel y por qué se le llamaba así. El maestro, sacando sabiduría de donde no la había, le dijo mañana te contestaré cuando “hable con Dios”.

Al día siguiente, el maestro le dice al muchacho…

Mira hijo, te voy a dar mi opinión al respecto de Dios y sus Ángeles, te explico….

El ser humano ateo es quien más cree en Dios. Al menos para mí es así.

El chico lo mira asombrado y le dice. ¿Pero cómo voy a creer yo sí le digo que soy ateo? no creo en Dios, ni en sus Ángeles, porque no creo en lo que no veo.

El maestro le responde. Es obvio, pero crees más en Dios que otras personas que van a misa o van a algún templo ¿y sabes por qué? sencillo, ¡porque crees en ti mismo! crees en tus capacidades humanas para superar todo lo que se te presenta, crees en lo que ves… ¿y qué ves? ves la naturaleza, ves lo verde de toda ella, ves el mundo, sus cosas buenas y malas…pero también ves que no haces daño a tus amigos, que no los engañas, que cuando eras niño jugabas y te divertías con ellos, que quieres a tus hermanos, a tus padres, a tu familia,…. y en todo eso, sin darte cuenta, ves la creación de Dios….porque Dios es eso, Amor. Ten la certeza que en este sentido lo que ven tus ojos es lo que siente tu “corazón”, porque creer en Vos mismo es creer en Dios. Dios, energía, chispa divina, chispas de luz, que no son otras que sus ángeles, sus virtudes, tus virtudes, tu querer por hacer cosas buenas, …están dentro de ti, porque tú lo estás haciendo posible. ¿Lo entiendes?

No sé, pero así como me lo estás diciendo, es posible, le dice el joven.

Entiende, le sigue diciendo el maestro, que Vos mismo vas creando tú mundo, somos creadores natos puesto que fuimos creados por Dios a imagen y semejanza suya, pero no como nos hicieron creer siempre, que había un Dios sentado en algún lado viendo la función de túnica blanca y barba, la cosa no es así. Nos han llenado de tanto bla bla bla, que es obvio que muchos digan ser ateos.

El chico parecía abstraído sin conseguir entender ni responder, a lo que el maestro le pregunta ¿estás enamorado?

y el joven le responde – sí que lo estoy y mucho.

¿Y ves al amor? Le dice el maestro

No, no lo veo.

Entonces, el maestro le responde

No lo ves pero lo sientes…..y dices que eres ateo porque no crees en lo que no ves, pero sí que AMAS Y SIENTES ese amor, ¿Y eso por qué? No lo dudes, es porque lo ves con los ojos del alma y lo sientes con los ojos de corazón.

Dios es Amor puro, le sigue diciendo, ese amor que quizás nunca podamos comprender porque es un Amor único. Por eso te digo que al creer Vos en el amor ya estás creyendo en Dios. Porque Dios es ese Amor. Y ojo, que no te estoy diciendo esto para que vayas a misa o a una iglesia o a un templo, que no es eso lo que te digo. Te digo esto para que lo pienses porque eres sabio al no dejarte manipular por las religiones que se han impuesto hoy por hoy. Reflexiona, mira a tu alrededor, observa lo que haces y verás a Dios en tus actos.

Sólo decirte, mi querido alumno, que puedes seguir siendo ateo si te apetece, pero por el brillo de tus ojoso veo que ya has entendido lo que es Dios y lo que sientes por él al estar dentro de ti, porque el Amor está en ti, y al descubrirlo que es así, lo recibes y lo das. Es así de sencillo.

(Fuente: Roxana Karina Poeta)

Anuncios
Imagen | Esta entrada fue publicada en Cuentos que sanan y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s