La Transformación del hábitat humano

La Transformación del hábitat humano

(Pablo Corazón Alado)

Durante los últimos milenios, la humanidad (hablando siempre en general) ha ido transformado a un ritmo exponencial su hábitat natural en un hábitat artificial completamente distinto al primigenio. Y solo ha sido en su historia relativamente reciente cuando esta humanidad ha fabricado ciudades y grandes núcleos urbanos en los que vivir. Esta transformación de su hábitat no ha ido, sin embargo, pareja a la evolución de su cuerpo ni de su cerebro (la contraparte física de su mente), ya que la fisonomía de cuerpo y cerebro apenas ha variado en comparación con la drástica variación que ha experimentado el hábitat humano.

De hecho, la especie humana es la única, de entre las especies del reino animal, que fabrica hábitats cada vez más artificiales, creándose sus propias “burbujas” endogámicas humanas desconectadas, en consciencia, del resto de la Naturaleza y de los seres vivos.

Esta desconexión de la humanidad de la Naturaleza que le rodea ha generado una soberbia de especie, que ha provocado que la humanidad se crea dueña de la naturaleza y con el derecho de tomar de ella todo cuanto desea, sin reparar en el daño causado a otras especies ni tampoco en el tiempo de reposición natural de los “recursos” (a los cuales los indios llamamos “familia”) naturales que de ella extrae. Resulta obvio que con esta conducta egoísta y estúpida la humanidad lo único que está haciendo es “tirar piedras contra su propio tejado” y comprometer su propio futuro.

Las culturas sabias de la Madre Tierra sabían que debían tomar de esta únicamente lo necesario para vivir y nada más que lo necesario. Eso era Ley. Pero hoy en día raro es quien no ha olvidado esto y la mayoría de los humanos se han convertido en “consumidores”. Víctimas inconscientes de modas absurdas, necesitan conseguir los mismos inventos modernos que “se llevan” para no sentirse inferiores. La ambición, el inconformismo con lo que se tiene y la búsqueda de una comodidad insaciable (a la par que debilitante) está poniendo en peligro la vida sobre la faz de la Tierra. Una prueba de esto la tenemos en los ritmos de deforestación de los bosques y selvas mundiales. Verdaderamente la historia de la humanidad está escrita en los árboles y las plantas…

Y es debido a que la humanidad está viviendo en un hábitat artificialmente creciente, y para el cual no tiene el organismo adaptado evolutivamente, que no dejan de aparecer nuevas enfermedades y problemas que parecen no solucionarse nunca (guerras, terrorismo, pobreza, nacionalismos, etc.) porque casi nadie quiere ir a la raíz del problema, que es la desconexión del ser humano, en consciencia, con la Naturaleza, así como el abandono de este de su sumisión a la Ley Divina u Orden Natural. Y, por tanto, casi nadie está dispuesto tampoco a enderezarse, sanarse y finalmente iluminarse con el verdadero antídoto que es volver a vivir en conexión directa con la Madre Divina-Naturaleza yéndose a vivir al campo de una forma sencilla y natural y desapegándose de toda la basura psicológica de la que nos hemos vuelto inconscientemente adictos en estas cárceles de asfalto, acero y hormigón más conocidas como “ciudades”.

Vivimos en una civilización que ha desarrollado una cultura de tapar los síntomas de nuestra propia enfermedad interior a través de medicinas artificiales meramente paliativas, pero que rehuye, por sistema, de indagar dentro de sí misma en la raíz de los problemas y enfermedades para operar sobre ella.

Defraudado con el egoísmo, la pasividad, la falsedad y la indolencia de la mayoría, así como de la venta de sus almas al Sistema a través del “acomodamiento”, y habiéndome finalmente liberado de las expectativas autocreadas, es mi deseo tener esperanza en que mensajes como este calaran al menos en una mínima minoría, la cual, no obstante, será semilla y tierra fértil de una revolución global que multiplicará las semillas en un ciento por uno, y así sucesivamente, hasta que el hambre sea erradicado totalmente de la Tierra y las generaciones venideras puedan crecer, vivir, ser felices y reírse del infierno en el que durante un tiempo este mundo llegó a convertirse.

http://www.cadenaser.com/ciencia/articulo/oms-advierte-contaminacion-aire-provoca-cancer/csrcsrpor/20131017csrcsrcie_1/Tes

(Limi 6 de la 4ª luna, kin Caminante del Cielo 6, anillo Semilla 8; noche del 23 al 24 de octubre de 2013)

Anuncios
Imagen | Esta entrada fue publicada en Naturaleza y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s