La Amatista – Piedra Espiritual

La Amatista - Piedra Espiritual

La AMATISTA es un cuarzo púrpura, es una piedra empapada en la magia antigua. Es, quizá, tan popular hoy en día como lo fue hace dos mil años.

El nombre de la piedra procede del griego amethustos, que significa: “el que no está ebrio”. Griegos y romanos bebían en copas de amatista para protegerse de los efectos del alcohol.

Según Plinio, la amatista protege de la brujería si está grabada con las figuras de la Luna y del Sol y va atada al cuello con plumones de pavo real y las plumas de una golondrina, debido a que estos dos animales eran sagrados para los antiguos.

Piedra espiritual con absolutamente ningún efecto colateral o asociaciones con la violencia, la ira o la pasión, la amatista es la piedra de la paz.

Energía: Receptiva.

Planetas: Júpiter, Neptuno.

Elemento: Agua.

Deidades: Baco, Dionisio, Diana.

Poderes: sueños, superación del alcoholismo, curación, psiquismo, paz, amor, protección contra los ladrones, coraje, felicidad.

La amatista es una piedra espiritual con ningún efecto colateral o asociaciones con la violencia, la ira o la pasión. Es la piedra de la paz. Cuando las tensiones de la vida cotidiana desbordan en su interior, sostenga una amatista en su mano izquierda (o en la derecha si es zurdo). Hay que dejar que sus vibraciones calmantes, distensionantes, relajantes y pacíficas invadan nuestro ser. O mejor aún, usa una amatista de manera que te toque la piel, y podrás evitar así estos estados emocionales tan perturbadores.

La amatista calma los miedos, eleva las esperanzas, levanta el espíritu y fomenta pensamientos de la realidad espiritual detrás de nuestras vidas. Usarla significa alejar la culpa y el autoengaño, ayuda a superar adicciones como el alcoholismo, pone freno al exceso de indulgencia y otorga buen juicio.

La amatista calma las tormentas emocionales. Aún en situaciones de posible peligro, la amatista acudirá en su ayuda.

La amatista también brinda coraje a quien la usa y es un poderoso amuleto para los viajeros. Quien la usa está protegido contra los ladro¬nes, el daño, la enfermedad y el peligro.

En la magia renacentista, las amatistas grabadas con la imagen de un oso se usaban como amuletos protectores. En épocas greco-romanas, los anillos de amatista engarzados en bronce se usaban como amuletos con¬tra el mal, y las copas mágicas esculpidas en la amatista desterraban el dolor y el mal de todos los que de ella bebían.

Gracias a que es una piedra espiritual, la amatista se usa con frecuen¬cia durante la contemplación o se coloca en simples altares de medita¬ción.

Una pieza puesta delante de una vela blanca y un incensario den¬tro del que arde algo calmante y de elevadas vibraciones, como el sándalo, es favorable para las prácticas de meditación.

Los baños previos a la meditación pueden ser una poderosa forma de ponerse en armonía. Mientras se baña, haga arder una vela de color púrpura claro y rodee la vela con amatistas.

La amatista también se usa para aumentar la conciencia psíquica y para agudizar el “sexto sentido”.

Algunos tienen una amatista junto con sus naipes de tarot, sus tallos de milenrama o monedas de I Ching, o sus piedras mágicas para aumentar sus energías interiores. Natural¬mente, se usa durante sesiones psíquicas o adivinatorias.

Como también es una piedra de sabiduría, permite que la información recibida a través de la mente psíquica sea utilizada adecuadamente.

Esta bella piedra también agudiza la mente consciente, estimulando el ingenio y aumentando los poderes mentales. Se utiliza para mejorar la memoria, para aliviar las jaquecas y para mantener los pensamientos de acuerdo con los objetivos de la vida.

Acción Psíquica:

de gran poder para poder superar estados de desesperación espiritual; de confusión mental por exceso de preocupaciones de índole laboral, de desánimo. Es ideal para chicos irritables que no soportan que los toquen o los miren, hecho este que obedece, en muchos casos, a la presencia de parásitos intestinales, a los que esta piedra combate eficazmente.

Acción Emotiva:

Ayuda a personas que desean templar el ánimo y sus emociones; aporta claridad y serenidad en caso de hondos contenidos emocionales a los que ayuda a superar. Es un gran estabilizador anímico.

Acción Energética:

Es en esta esfera donde brinda sus mayores beneficios, ya que sus vibraciones tienen la virtud de abrir los canales de energía que conducen hacia una mayor conciencia global. Brinda ayuda inapreciable a quienes han emprendido un camino de búsqueda espiritual, pero que no pueden controlar su energía sexual para transformarla en energía creadora.

Su poderío y su influjo exceden todas las descripciones.

A través de los siglos, siempre ha recibido el nombre de “piedra benéfica”, porque atrae la buena suerte para los amantes, los deportistas, los cazadores y los hombres de negocios.

Según la tradición popular, el poder gigantesco de esta gema puede corroborarse, puesto que es la única eficaz contra la embriaguez.

Se asegura que quien duerme luciendo una amatista en contacto con la piel tiene sueños placenteros, ya que elimina la angustia, aleja los temores y dota de confianza, coraje y vigor.

Desde el punto de vista curativo, se le asigna poder para resolver problemas de gota, desequilibrios nerviosos y, en menor medida, envenenamientos.

La amatista es especialmente favorable a los nacidos bajo el signo de piscis, pero resulta un amuleto tan poderoso que se considera afortunado para todos los signos.

Esta piedra es excelente para mitigar el enojo, el estrés y la depresión.

Alivia igualmente el insomnio, aleja las pesadillas y atrae sueños proféticos.

Entre sus múltiples propósitos mágicos están el Amor, la seguridad en sí mismo, la libertad de adicciones, la curación y la guía espiritual.

Aumenta la inteligencia, preservando de las enfermedades contagiosas y la gota.

Es adecuada para los sistemas nervioso y endócrino.

Ayuda controlar la diabetes y fortalece los glóbulos rojos.

Purifica y armoniza el ambiente en que se vive o trabaja, transmutando las energías negativas en positivas.

Es una piedra de poder, energía, pureza y justicia.

Sirve de protección, paz y espiritualidad pues no permite la tristeza ni la injusticia.

Desarrolla el poder psíquico y produce buena suerte.

Es la puerta de las fuerzas espirituales superiores.

Las neuralgias y los dolores de cabeza se curan frotando la piedra en el lugar afectado. La máxima protección que se puede llevar es: un pentáculo en oro, rodeado por un círculo de oro, con una amatista en el centro.

Por su proyección de luz ultravioleta es muy empleada por los médicos y los sanadores. Está relacionada con los chakras coronario y tercer ojo.

Antiguos alquimistas decían que la piedra se oscurecía si se encontraba o enfrentaba con poderes negativos.

(Fuente: http://www.cuarzomistico.com/2012/04/la-amatista-piedra-espiritual.html?spref=fb)

PROPIEDADES MAGICAS Amatista

Perteneciente a la familia de los cuarzos, la amatista es una piedra semipreciosa. Su color lo determina el hierro que contiene, pudiendo variar del púrpura intenso al azul celeste.

Los egipcios la apreciaban tanto que la consagraron al dios lunar Toth; los griegos la asociaron a Mercurio, y fue también la gema preferida de los hebreos. San Juan la consideró la piedra base de la ciudad celestial del Apocalipsis. Más tarde, en el Medioevo, fue utilizada en forma de cuentas para confeccionar rosarios, por su pureza y su poder para inducir a la meditación.

Las amatistas más bellas se encuentran en los ricos yacimientos de Brasil, Sudáfrica y México. Asimismo, las arenas de Sri Lanka contienen amatistas de procedencia aluvial. El valor de la amatista depende de la belleza y uniformidad de su color; en el pasado fue considerada una piedra de gran prestigio, y llegó a ser tan deseada como el diamante. Hoy día, se emplea en abalorios y joyas menores.

Vínculos y asociaciones

CHAKRA DEL TERCER OJO

Situado en el centro de la frente, su influencia se extiende a los ojos ya las glándulas pineal y pituitaria. En el orden psíquico, rige la comprensión, la percepción, el conocimiento y el orden mental. Una amatista situada a la altura de este chakra ayuda a tener una visión objetiva de las situaciones y restituye la armonía psíquica.

TAROT: LA SACERDOTISA

La amatista ayuda a comprender dónde se halla la verdad, por eso se la relaciona con este arcano que representa el esfuerzo de penetración en el origen de los conflictos, al tiempo que augura la paz del espíritu en situaciones que causan desasosiego.

Relaciones astrológicas

A Piscis, su regente Neptuno le confiere el don del misticismo y la piedad, lo que en ocasiones lo lleva a mantener una actitud excesivamente pasiva, que le impide luchar en las situaciones conflictivas.

La amatista, al reforzar el sentido de realidad de los piscis, los impulsa a enfrentarse a las circunstancias difíciles. Entre estos nativos se encuentran también personas identificadas como de tipo jupiteriano; éstas tienden a la sensualidad desmedida, ante la que suelen claudicar. Para ellos, esta gema es un noble aliado porque pacifica su espíritu y atenúa o controla sus pasiones.

Poderes
El influjo benéfico de la amatista es muy amplio y comprende tanto aspectos físicos como psíquicos y esotéricos.

La tradición asegura que esta piedra atrae la suerte, convoca el amor, favorece la videncia, aleja los miedos e incrementa la actividad intelectual, por lo que se recomienda llevar siempre encima una amatista, así como colocar una de estas gemas bajo la almohada para ahuyentar pesadillas y disfrutar de sueños apacibles e incluso proféticos.

Las vibraciones de la amatista calman los estados irascibles, favorecen la paz del espíritu, aumentan el coraje y agudizan la intuición. Asimismo se la considera un amparo inmejorable para los viajeros porque los protege de posibles robos y aleja los daños o peligros de todo tipo. También se utiliza para mejorar la memoria, aliviar dolores de cabeza y, en especial, se le confiere el poder de ayudar a abandonar los malos hábitos o las adicciones.

Aplicaciones terapéuticas

A veces podemos sentir temor ante determinados problemas personales o profesionales.

Este ejercicio contribuirá a elevar la energía positiva que precisamos para poder enfrentarnos con buen ánimo a estas situaciones y nos ayudará a superarlas con éxito.

Realizaremos este ejercicio recostados sobre una superficie cómoda, situada en un ambiente tranquilo y tenuemente iluminado.

Primero, colocaremos una amatista en el centro de la frente, sobre el chakra del tercer ojo, y otra de estas gemas en el chakra del plexo solar. A continuación, realizaremos ejercicios rítmicos de respiración hasta que consigamos estar totalmente relajados. Una vez logrado dicho estado, repetiremos mentalmente, al inspirar y al espirar el aire, una frase previamente escogida y relacionada con el conflicto que nos está provocando temor o generando ansiedad.

Cuando nuestra mente se encuentre serena, libre de pensamientos negativos, visualizaremos una escena en la que aparezcamos actuando con firmeza y de manera positiva ante el problema en cuestión o las personas que lo provocan.

Deberemos repetir el ejercicio como mínimo dos veces a la semana hasta que logremos solucionar nuestro problema.

(Fuente: http://tinyurl.com/lwupjve)

Anuncios
Imagen | Esta entrada fue publicada en Piedras y gemas y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s