De lo ético y lo bueno

Confluir: El tiempo de la transparencia consciente.

Todos tenemos habitando en nuestras cabezas en una diferente combinación a un crítico, un perezoso y un perfeccionista. Y sus voces de hacen oír interfiriendo en nuestras elecciones más frecuentemente que lo que deseamos.
Estabilizarnos en la serenidad que no juzga y mantenernos en el camino que elegimos como éticamente correcto implica cultivar una actitud basada en la curiosidad, la apertura, la aceptación y el afecto hacia la condición humana y su entorno, donde aceptar no es resignarse sino fluir con los acontecimientos sin resistencias.
No basta con tratar de “no hacer cosas malas” sino llevar una vida proactiva en el compromiso de ser buenas personas. Porque si uno vive de forma egoísta, ajeno al sufrimiento que causan las propias acciones resultará imposible ser la personificación de lo contrario. No vaya a ser que “el camino de correcto” sea en realidad “el camino del fraude”
Fraude: Acción contraria…

Ver la entrada original 140 palabras más

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s