Libro de Samahel. Habla Samahel

SAMAHEL

Enlace lectura publicada:
https://centroauri.wordpress.com/el-libro-de-samahel/el-amor-puede-ser-el-oro-azul-es-la-base-de-la-clave/habla-samahel/

“….el amor es frágil y suave y que la pasión es dura y violenta………

Toda la Ley se resume en una sola: Ama a tus semejantes como a ti mismo te Amas”?, y esto no viene a significar más que una cosa: si así Amáis no mataríais, ni mentiríais, ni robaríais, ni fabricaríais falsos preceptos ni conceptos, ni daríais pie a tanta controversia ni iglesia, política ni filosofía… No es una clave lo que doy, tampoco un precepto, ….. El dictado del Cielo es para que abráis los ojos, contempléis la belleza de cuanto os rodea, que os miréis en un espejo y veáis vuestra Perfección y Orden, que os comprendáis primero vosotros para poder comprender a los demás; entonces sabréis que Dios existe en vuestro interior, y sólo de este modo podréis Amar tanto a un pájaro como a un mundo, como a otro, tanto a un semejante como a ti mismo; pues nada de lo que no quieres que te ocurra debes sentirlo por los demás……..

El Oro Azul es un joven tendido sobre un Altar”. “….El Altar es la mesa sobre lo que se coloca lo Sagrado”. El joven es el símbolo de la belleza, como toda la juventud y toda la primavera; su desnudez es la carencia de la artificiosidad y de doble imagen, es la falta de hipocresía o de dualidad. ….. El Altar es la plataforma donde reposa lo Sagrado y que no está asentado sobre la tierra y que separa lo Sagrado de lo profano. El nombre con que se designa a este símbolo, “Oro Azul”, hace alusión al brillo del oro; sacado de las entrañas de la tierra y símbolo de la materia, que lo hace al reflejarse en él la luz del sol; y al azul del cielo que se refleja en el agua del océano y que se adentra hasta lo más profundo de él; simbolismo que os dice que en toda materia existe la espiritualidad, el reflejo de lo Alto, y que en toda espiritualidad existe un reflejo de materia, hasta los abismos. Esto mismo es el cuerpo del joven suspendido entre lo Alto y lo bajo y donde intrínsecamente va unido la materia y el espíritu, la belleza que puede ver el Sabio y la lascivia que podría entrever el mundano. El triángulo equilátero cuya base descansa en el horizonte material y cuyo vértice apunta hacia arriba es así mismo el símbolo de todo aquel que sintiéndose materia apunta con su mente a la consecución de la Perfección Absoluta. El Oro Azul estaría recostado sobre la base de este triángulo y en suma os comunica que todo aquel que entienda y sienta lo que es el Oro Azul apuntaría hacía el símbolo del Árbol de la Vida…….

Dios no castiga, sino que perdona; Dios os hace libres para elegir hacía que camino os queréis dirigir, Dios no es orgullo, sino mansedumbre; Dios no tiene el rostro que el hombre le ha impuesto, ni tiene el cuerpo supeditado a la materia excepto en vosotros. Os digo que estáis hechos a imagen y semejanza de Dios no en el cuerpo, sino en la esencia….” (Libro de Samahel publicado)

Reflexión personal…..

Se habla que “….el amor es frágil y suave y que la pasión es dura y violenta¿Pero qué puede ocurrir si la pasión y el amor verdadero se complementan de alguna forma, se equilibran? Sinceramente creo que el amor se engrandece, porque si hay amor verdadero, comprensión y respeto, no me cabe duda que también la pasión y la fuerza al ser expuestos son necesarios y beneficiosos.

Se nos dice que  “..Toda la Ley se resume en una sola: Ama a tus semejantes como a ti mismo te Amas”?, y esto no viene a significar más que una cosa: si así Amáis no mataríais, ni mentiríais, ni robaríais, ni fabricaríais falsos preceptos ni conceptos, ni daríais pie a tanta controversia ni iglesia, política ni filosofía… No es una clave lo que doy, tampoco un precepto, ….. El dictado del Cielo es para que abráis los ojos, contempléis la belleza de cuanto os rodea, que os miréis en un espejo y veáis vuestra Perfección y Orden, que os comprendáis primero vosotros para poder comprender a los demás; entonces sabréis que Dios existe en vuestro interior, y sólo de este modo podréis Amar tanto a un pájaro como a un mundo, como a otro, tanto a un semejante como a ti mismo; pues nada de lo que no quieres que te ocurra debes sentirlo por los demás…”

Creo que más claro no se puede decir.

En cuanto a la simbología indicada de ”… El Oro Azul es un joven tendido sobre un Altar……”

Es entendible que el cuerpo del ser humano será distinto pero su interior es igual para todos, independientemente del sexo (hombre/mujer), y al mismo tiempo es Divino, porque Dios, ese Dios Único, Universal, en el que creemos, habita en él. Una Perfección que en alguna vida lograremos a través de reconocer y aplicar sus virtudes o energías de luz.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en El Libro de Samahel y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s