Sanando el corazón

perdon

Los dones del perdón – Deepak Chopra

En la mitología egipcia, hay una historia que dice que cuando una persona muere, el alma viaja a una dimensión diferente para someterse a una revisión de su vida. En ese eterno, reino sin espacio, el dios Anubis coloca el corazón astral del recientemente fallecido en una báscula para pesarlo poniendo en el contrapeso, la pluma de la verdad. Si el corazón es más ligero que la pluma, el alma se libera por la eternidad. Si el corazón es más pesado que la pluma, ya que está lleno de remordimientos y resentimiento, el alma es enviada de vuelta a otra vida de aprendizaje y evolución.

Este antiguo mito ofrece un mensaje poderoso para iluminar. . . dejar de lado las cargas emocionales que nos agobian, que perturban nuestra paz, y que hacen difícil el estar completamente presentes. En muchos de nosotros, una de las mayores cargas emocionales que llevamos es la falta de perdón – para los demás y para con nosotros mismos.

Cuando nos aferramos a la queja, la vergüenza, la ira o el dolor del pasado, todo nuestro cuerpo-mente sufre. Nuestro cuerpo produce cantidades excesivas de hormonas tales como adrenalina y cortisol, que con el tiempo pueden comprometer nuestro sistema inmune y contribuir a la enfermedad cardiovascular.

La hostilidad es una emoción inflamatoria que según investigadores es causa emocional de prematuros ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. La hostilidad también está asociada con trastornos autoinmunes. No es una coincidencia que hablamos de personas que mueren “porque les rompieron el corazón” o describir una traición como “una puñalada por la espalda”, o decir que una gran pérdida fue “desgarradora.” Como sabemos desde hace más de tres décadas , el cuerpo y la mente están íntimamente conectados.

Afortunadamente, el cuerpo-mente es increíblemente flexible, y cuando nos desprendemos de la toxicidad emocional, inmediatamente comienza a volver a la homeostasis, que es un estado de auto-curación y auto-regulación. En un nivel emocional, los beneficios del perdón y la liberación de la carga que provoca el juzgar, tienen un valor incomparable. Al perdonar, nos liberamos de las ataduras del pasado y gravámenes que constriñen nuestro corazón, ampliando nuestra capacidad de amar y ser amado.

Perdonar no es condonar

Es común que las personas se resistan a perdonar a otros, por la creencia de que el perdón de alguna manera condona las acciones de esa persona. En nuestra perspectiva, el perdón no se trata de tolerar una acción que causó el dolor para nosotros o para otros. Esto no implica que toleremos que un ladrón nos robe, o que engañemos a nuestra pareja o nuestros hijos mintiendo. Podemos perdonar incluso si nos negamos a tolerar el comportamiento de alguien y ya no queremos que esa persona sea parte de nuestra vida.

En última instancia el perdón es un regalo que nos damos a nosotros mismos. Podemos beneficiarnos de perdonar incluso si la persona a la que perdonamos no tiene conocimiento de nuestros sentimientos e incluso si ya ha partido de plano. Podemos encontrar la inspiración en las palabras de Nelson Mandela, que fue encarcelado por el gobierno sudafricano durante veintisiete años Sin odio ni amargura por sus captores. Él dijo:

“Cuando entré por la puerta hacia mi libertad, sabía que si no dejaba toda la ira, el odio y la amargura atrás, todavía estaría en una cárcel.”

El Perdón ocurre de una Capa a la vez

Aun sabiendo el valor del perdón, muchas personas dudan de que alguna vez sean capaces de perdonar y dejar ir. Tengamos la seguridad de que todos tenemos la capacidad de perdonar, porque es la naturaleza de la vida liberar la toxicidad y volver a la totalidad. Al mismo tiempo, el perdón a menudo no sucede de una sola vez. Sobre todo en los casos de vejamen profundo, el perdón es un proceso que nos obliga a perdonar de a una capa a la vez. A veces tenemos que perdonar a alguien muchas veces antes de que finalmente nos desprendamos de todo el residuo emocional del pasado.

Una vez que tomamos las medidas necesarias para restablecer la paz en nuestro corazón, notaremos un cambio. Nos sentiremos más ligeros a medida que expandimos nuestra capacidad de amor, la compasión y la sanación.

Démonos esa oportunidad a todos, incluyéndonos

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sobre el Aprendizaje y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Sanando el corazón

  1. Decidir perdonar es una decisión que debe de tomarse anticipadamente. Es más fácil perdonar cuando ya lo has decidido, con mi esposa me ha funcionado.

    Saludos.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s