La Bendición de un anciano….

Anciano_bendición

Bendito eres,
si comprendes que mis manos tiemblan
y que mis pies se han vuelto lentos.

Bendito eres,
si te acuerdas que mis oídos ya no oyen tan bien
y que ya no entiendo todo.

Bendito eres,
si sabes que mis ojos ya no ven bien,
si no te pones bravo porque dejé caer la taza más bonita
o porque, si por enésima vez, te repito el mismo cuento.

Bendito eres,
si me sonríes y me preguntas por los días de mi juventud.

Bendito eres,
si me tratas con ternura,
entiendes mis lágrimas silenciosas
y me haces sentir que soy amado.

Bendito eres,
si te quedas un poco más de tiempo conmigo,
y si me agarras la mano un ratico
cuando debo entrar solo en la noche,
en la noche de la muerte.

Bendito eres,
y yo
cuando esté en el cielo,
alumbraré las estrellas para ti.

Phil Bosmans en su libro “Tómate tu tiempo”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuentos que sanan, Sobre el Aprendizaje y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La Bendición de un anciano….

  1. Hermosa,bendición !! Gracias !!

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s