4º aniversario del Cierre del Ciclo de la Cuenta Larga Maya

Hoy se cumple el 4º aniversario del Cierre del Ciclo de la Cuenta Larga Maya (5.125 años), que tuvo lugar en el tiempo el 21 de diciembre de 2012 (Seli 9 de la Luna Rítmica, Kin Mano Cristal, del año de la Tormenta Resonante, en el Sincronario –calendario- “Maya” de las 13 Lunas; 4 Ahau, en el Calendario Maya, según la tribu maya Quiché).

Desde entonces, muchas cosas han pasado. Podría pasarme horas, o incluso días, hablando de la visión que tengo acerca de en qué ha consistido, y consiste, este extraordinario cambio de Era. Sin embargo, ahora mismo tengo poco tiempo para escribir. Y creo que muchos de vosotros también tenéis poco tiempo para leer. Así que voy a ir a la síntesis o a la esencia de la visión que tengo de ese cambio, procurando darle un enfoque eminentemente práctico.

“Como es adentro es afuera. Como es afuera es adentro.”, dice una de las leyes universales o herméticas, expuestas en el Kybalión.
El individuo y su entorno son Uno. Eso es obvio.
No vemos el mundo como Es. Vemos el mundo como SOMOS.
Cada cual ve el mundo a través de su propio prisma.
Solo quien tiene la fortaleza y la Sabiduría para de entrar dentro de sí mismo, y profundizar hasta llegar a su propio Centro, puede, como Todo cuanto Es, emerger, y Conocer la Realidad de su Ser.

Así, quienes piensan que desde el 21 de diciembre de 2012 hemos ido a peor, es porque esos individuos han ido a peor, se han Oscurecido y siguen una trayectoria involutiva. No aprovecharon la oportunidad de dar un salto evolutivo y de Consciencia que el cambio de ciclo representó. Tales individuos deberían dejar de estar poniendo siempre (o casi siempre) la responsabilidad fuera, hacer examen de Conciencia, y asumir su responsabilidad en todo lo que les sucede en su vida.

Luego están quienes piensan que todo sigue igual. Eso porque ellos mismos siguen igual. No han evolucionado. Están estancados. Están en el Ego porque no quieren cambiar, cuando la Ley del Creador o de la Naturaleza es el Cambio. El Cambio es lo único que no cambia. Lo único inmutable es el Cambio. Por eso el Cambio es la Ley del Creador o de la Naturaleza, así como el Amor lo Es. El Ego teme al Cambio porque el Cambio amenaza con acabar con la falsa idea de identidad que el Ego tiene de sí mismo, así como con la aparente seguridad que conlleva estar en el Ego. Así, el Ego se aferra al pasado para reforzar su existencia falsa y artificial, y siempre se busca excusas para no soltar, no desapegarse y no vaciarse, porque, de hacerlo, se abriría a la Plenitud del momento Presente y experimentaría la Luz Suprema, la Luz de la Unidad. Así es como el Yo Inferior se autosabotea a sí mismo para no acceder al estado de Consciencia Superior o Divina propio del Yo Superior. Prefiere aferrarse a su miedo, en vez de abrirse al Amor. Prefiere permanecer en la Oscuridad, en vez de abrirse a la Luz de su propio Ser.

Distinto es quien percibe que no cambia porque su Consciencia está ya enfocada en el Espíritu, en el/lo Inmanifestado, en la Esencia, en Dios, etc., todo lo cual no cambia, sino en sus infinitas manifestaciones, reflejos o proyecciones. A quien alcanza ese estado de Consciencia no se le puede criticar nada con Justicia. Solo tiene que procurar mantenerse en ese estado de Consciencia y no caer. Pero este no es el caso de la inmensa mayoría de los individuos que no cambian porque están en el Ego y perciben que nada fuera ha cambiado, en relación al cambio de ciclo del que estoy hablando ahora.

Finalmente tenemos a quienes piensan que desde el 21 de diciembre de 2012 hemos ido a mejor. Eso es porque tales individuos han ido a mejor. Han intensificado su brillo y siguen una trayectoria evolutiva. Han aprovechado la oportunidad para hacer el salto evolutivo y de Consciencia, que el cambio de ciclo representó.

A veces pareciera que vamos a peor, por tantas noticias desagradables que vemos. Pero muchas de ellas, como por ejemplo, las tramas de corrupción, de pederastia o de satanismo por parte de las “élites”, que actualmente están destapándose, lo que en realidad conllevan es una purga y una purificación. La única forma de que la Luz se manifieste en nuestras vidas y comulguemos con su gozo divino e inefable es volviéndonos conscientes de nuestra Oscuridad. Ese proceso es a veces doloroso y deprimente. Y es que, si no aprendemos por el Amor, aprendemos por el dolor. Cuando comprendemos que podemos aprender por el Amor en vez de por el dolor, entonces cambiamos la manera de relacionarnos con nosotros mismos, con los demás, y con la Tierra/Naturaleza, que es nuestra Madre, y a la cual debemos respetar, cuidar y proteger porque es SAGRADA.

Muchos se defraudaron con el cambio del 21 de diciembre de 2012 porque no se cumplieron sus expectativas, y no comprendieron la progresividad y la continuidad de los cambios de ciclo de la Naturaleza. Muchos se dejaron llevar por canalizaciones de falsarios, en vez de investigar el origen mismo de la profecía y recibir el mensaje de los legítimos portadores de la profecía. Otros fueron engañados por los medios de desinformación y de lavado de cerebro del Sistema.

También abundan los que se decepcionaron con el cambio porque, en su ignorancia, esperaban que este viniera desde afuera, cuando, en realidad, debe venir primero desde ADENTRO. El cambio en el mundo empieza por el cambio en nosotros mismos.

Algunos esperaban que viniera un Salvador o un Mesías a salvarlos, y no comprendieron que cada cual debe convertirse en Salvador y Mesías de sí mismo, y que, solo en la medida en la que cada cual sea capaz de realizar al Salvador y al Mesías dentro de sí mismo/a, será capaz de reconocerlo fuera.

Hasta aquí mi mensaje. ¡Que cada cual se convierta en Salvador y Mesías de sí mismo, realizándolo dentro de sí mismo y manifestándolo, con humildad, con su propio ejemplo, en el mundo exterior, con la consciencia de que la Semilla de la Luz del Mesías y del Salvador se encuentra dentro de todos, con el potencial infinito del Árbol de la Vida de germinar, crecer, florecer y dar fruto y semilla, conforme al libre albedrío de cada cual, al Destino y a la voluntad de Dios, porque Todo es Uno!

¡Ah! ¡Y hoy también es el solsticio de invierno! La hora estimada del solsticio, que marca el inicio del invierno, ha sido las 11:44 de la mañana, hora de la península libré’rica. Así que, ¡felices solsticio e invierno!

(compartido por Pablo Corazón Alado, en Facebook)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Cultura Maya y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s