¿Existen los Ángeles? Y si así lo crees ¿Qué es un Ángel?

 

 

El mundo de los Ángeles es un mundo sutil, etéreo, luminoso, al mismo tiempo que sorprendente, inimaginable e incomprensible para la consciencia del ser humano, que no hay que razonarlo demasiado, sólo lo justo, y que será nuestra consciencia, esa consciencia divina que abarca todas las energías creadas por Dios, la que nos corra los velos que iluminen nuestra oscuridad.

Y será por ello que cuando descubres a los Ángeles y realmente los sientes, ya no puedes dejar de pensar en ellos, de buscar sus energías, de hacerlas tuyas, de “pedirles” consejos.

Cuando se nos dice que… “No hay que razonarlo demasiado, sólo lo justo”, debemos entender que no hay que buscar la razón total del cómo son, del cómo se manifiestan, del cómo podemos saber de ellos; como bien se dice, de razonar sólo lo justo.

Así que no busquemos una razón donde no nos es posible encontrarla, que sin duda será lo que ven nuestros ojos, busquemos en ese otro “sitio que no es otro que el que nos hace “ver nuestro corazón”, porque ciertamente será en él donde encontraremos las verdaderas respuestas.

Seguro que más de una vez nos hemos preguntado ¿Qué es un Ángel? Y desde luego que respuestas habrá habido muchísimas, tantas como las que cada uno de nosotros haya podido pensar y creer.

Y en esa creencia, respetando cualquier otra opinión e ideología religiosa, en mi percepción diré que los Ángeles son Virtudes, Divisas, o como bien queramos llamar, son como chipas de “Luz”, energías puras que emanan de una Energía Suprema o Esencia Divina que llamamos “Dios”, y que siempre nos acompañan porque dormitan en lo más profundo de nuestro Ser.

Y al igual que ocurre en el ser humano, su energía también es dual, de “Luz” y de “Oscuridad”, aunque en su caso, de una sola Virtud o Energía Luminosa, junto a su complemento, de Oscuridad.

Pero para hablar de Ángeles, de sus energías, antes tenemos que hablar de Dios y comprender que ese Dios no es tal como nos lo han enseñado.

A mi entender, ese Dios es un Dios Único, Universal, Luminoso, porque es la Energía Suprema del Amor, es el Dios que nos Ama y Perdona en la misma medida que nosotros seamos capaces de amar y de perdonar, y desde luego que para nada castigador, ni tampoco existe -según nos han venido siempre diciendo- ese “infierno” simbólico que hay después de la muerte; el “infierno” sólo está en nuestra propia mente, en nuestro propio egoísmo y falta de amor, y en nuestra materia, y volveremos a ella cuántas vidas hagan falta hasta que seamos capaces de descubrir como reencontrarnos con el origen de nuestra divinidad. Y cuando logremos llegar a esa vida será porque de alguna forma hemos aprendido a asemejarnos a Él, a ese Dios Amor del que os hablo.

En el ser humano hablamos de muchas Virtudes, no sólo de una, hablamos de ser humildes, caritativos, generosos, serenos, moderados, justos, bondadosos, tolerantes, misericordiosos, y en general, en el lenguaje del niño, de ser buenos. Por lo tanto, cuando hablamos de Ángeles, hablamos de todo eso, del producto acumulado de todas esas energías o Virtudes de “Luz” individualizadas, y que al despertarlas, al cultivarlas en nuestro interior, irradian en su conjunto a cuanto nos rodea a través de nuestro “espejo”, que obviamente no es otro que el “espejo” de nuestro propio ejemplo y actitudes.

Como he dicho, los Ángeles no se van nunca de nuestro interior. Su “Luz”, su energía, siempre dormita en nosotros, está como hibernada y atenúa su presencia en la medida que nuestros compromisos para con ellos son incumplidos. Pero ellos son “persistentes” y qué duda cabe que sus energías de “Luz” aparecerán nuevamente si somos capaces de reconocer los errores cometidos y volvemos a la aplicación de sus Virtudes, al compromiso cierto de hacerlo, al que se entiende como esa forma que muchas veces decimos “de caer y volver a levantarse”, aprendiendo de ello con voluntad y firme compromiso, con el propósito honesto y sincero de no volver a tropezar en la misma piedra.

Y en ese contexto, no hay otra forma que vernos tal como somos, de quitarnos todas nuestras máscaras y de saber realmente cómo estamos, siendo sinceros con nosotros mismos.

El simbolismo del “espejo” que me hablaba un gran amigo y “Maestro”,  nos puede hacer comprender un poco más el concepto para entender qué es un Ángel, al decir que si quieres ver un Ángel, mírate en un “espejo”, y si quieres saber cuál es el mejor “espejo”, mírate en quien tienes al lado, pues, debemos buscarnos a nosotros mismos más allá del “espejo”, pero a través del “espejo”, ya que lo que “veamos en él será lo que realmente tendremos dentro de nosotros, y si lo que “vemos -que realmente es lo que sentimos en ese momento-  no nos gusta, no creamos que es de otro o de otros, no, ¡nos estamos “viendo” a nosotros mismos!, y mientras no lo reconozcamos no podremos “ver” al Ángel del que hablamos.

El propio Ángel nos lo dice muy claro …“nunca veremos fuera lo que no poseemos dentro”… y en ese sentido,  estaría claro que, por ejemplo, si no poseemos en nuestro interior la Virtud del Amor, nunca podremos reconocer esa Virtud en el otro.

De alguna forma los Ángeles nos mueven nuestros sentimientos, nuestras emociones, es así de sencillo, aunque nosotros lo hagamos muy complicado. El detectarlo sólo dependerá de cómo tengamos preparado nuestro Ser interior, nuestra Consciencia, de no hacer oídos sordos a nuestro corazón, a nuestra intuición, a esa voz del Alma que precisamente no es otra que la voz de ese Ángel mensajero.

Que no nos quepa duda que los Ángeles forman parte de nosotros y nosotros de ellos, que nos aman tal como somos y nunca nos rechazan, que somos nosotros los que realmente les rechazamos y por esa misma razón nos rechazamos a nosotros mismos.

Si reflexionamos sinceramente sobre el particular, sabremos entender cuándo no estamos obrando en sintonía con sus Energías  o Virtudes, ya que ellos son como “puentes” que conectan la energía Universal con nuestros sentimientos, nuestras percepciones, …en la manera en que nos encontremos y vibremos.

Descubrir y Amar a los Ángeles significa descubrirte y amarte a ti mismo, a ti misma. Es un amor único que se oculta en lo más profundo de nuestro Ser y que nos hace evolucionar espiritualmente, y por qué no, también físicamente, ya que nos transforma, nos hace ser más felices, armoniosos, equilibrados, y si sabemos cultivarlo en la forma que os he hablado, será precisamente esa transformación la que nos abra las puertas de una nueva Consciencia.

 

(Fuente: Libreto “MENSAJE DEL ÁNGEL”)… enlace: https://centroauri.wordpress.com/libreto-mensaje-del-angel/

AURI

La virtud es siempre entrega sin desear recibir nada a cambio. Es espontánea y no pide.

Es libre aquél que no impone “cadena” ni la soporta, pero cuidando no confundir la libertad con el libertinaje.

[HUMIEL III – 7 – 716 724]

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en El Libro de Samahel, Reflexiones Libro de Samahel y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a ¿Existen los Ángeles? Y si así lo crees ¿Qué es un Ángel?

  1. Hermosa tu entrada. Si los angeles no nos llevan a Dios es porque nos equivocamos. Tambien hay ángeles caidos que buscan nuestra perdicion…

    Me gusta

  2. Arquimedes 8 dijo:

    Muy buen artículo. Nos has explicado muy bien que son los Ángeles y que relación tienen con nosotros. Me gustaría descubrirlos, y poder sentir ese amor, y evolucionar espiritualmente. Creo que todavía me falta mucho por aprender, pero espero lograrlo porque es algo muy importante. Gracias por ilustrarnos tan bien sobre esta cuestión, y que podamos ir mejorando como personas para tener más virtudes, aplicarlas, y tener una armonía. Pero, me queda una duda, ¿por qué les rechazamos, y a su vez nos rechazamos también a nosotros mismos? Formamos parte de un todo, pero por qué ese rechazo, ¿por qué se produce? Gracias. Un abrazo, y hasta pronto.

    Me gusta

    • AURI dijo:

      Gracias amigo o amiga por tu sentir.. el rechazo viene precisamente por rechazar su virtud.. puesto que si damos “cabida” al odio estamos rechazando la virtud del amor, a nuestro ángel del amor, y en consecuencia, nos estamos rechazando a nosotros mismos, a la posibilidad de evolucionar como verdaderos seres de “luz”. Espero que te lo haya aclarado. Un abrazo!!

      Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s