PENSAMIENTOS DEL ÁNGEL – CALIEL

Ángel de la SUTILIDAD ESPIRITUAL

Sobre el Espíritu y la Materia donde se aloja

Tres invocaciones hemos hecho y pronunciado con la Consciencia de que la Luz Despertada en nosotros así lo hace posible…

  1. La Unidad que lo abarca todo… (La Divinidad o Perfección). [La Luz, que es impronunciable y que si pudiese pronunciarse no es]. Se entiende como el Dios Único, Universal.
  2. La Divinidad encarnada en cuerpo de hombre y que une el Cielo con la Materia… [Y nosotras, con verdad, os hemos respondido que se trata de Jesús el Nazir, el cual vino y procede de la Luz Inmaculada, y volvió a ella transformando su materia en Luz Inmaculada]. Un símbolo por el que creemos y que nos hace “ver” (sentir) que la Divinidad reside en nuestro Ser interior.
  3. La certeza de que la Divinidad reside en el Hombre…”. [Fue y es la Luz Inmaculada en la que Jesús el Nazir transformó su materia la que os dio tal Certeza. Es por este hecho por el cual sabéis que Él era la Luz que habla de continuo al Hombre que es portador de esta Luz]…que esa Luz Inmaculada en la que Jesús el Nazir transformó su materia reside realmente en nuestro Ser interior, si así realmente lo deseamos.

Y se nos dice igualmente,

[…la Iluminación del mundo es en el amanecer del quinto día]… que podríamos entenderlo como el 5º día de la semana, viernes, regentado por la energía de Anael, el Ángel del Amor, a cultivar en nuestro interior y dar a nuestros semejantes.

[La Certeza de que la Divinidad reside en el Hombre]…. La Comprensión que con  nuestra Luz Consagramos el mundo que nos rodea….[Hoy y ayer, como siempre habéis Consagrado al mundo de Materia a fin de que se encuentre limpio de oscuridad y de penumbra o negrura que es opuesta a la Luz. Habéis atraído pues la Luz hasta vuestro Mundo de materia densa]

De un solo tronco salen tres ramas….

[¿El Padre?]

Como la Esencia, la Unidad, el dador de Vida que  por  su Amor siempre nos perdona. El Dios Único. Universal. Él es Todos.

[¿el Hijo?]

[Es la Vida, el Agua que quita la Sed de Sabiduría, el Arquetipo de los Caminantes y Símbolo eternamente vivo de las pruebas. Es el Dominador de la Materia ya que Él trasciende todo mundo, toda enfermedad y toda materia. Que es el Camino de la Reintegración para todo Caminante y todo Consagrado]… es la Vida, la energía pura que llena de sabiduría nuestro Ser interior. El que con su energía nos hace ser dominadores de la Materia.

[¿el Espíritu Santo?]

[Es la Sustancia de la Luz, la Madre Espiritual Siempre Virgen ya que nunca dejó de ser Luz a causa de la Palabra del Hijo. Es la Certeza de Vosotros los humanos de que la Divinidad está dentro de vosotros, dentro de todo ser Consciente y con Consciencia. Es el Fuego de la Divinidad que irradia a todo ser que desea la Santidad, la Pureza, en una palabra unirse a la Perfección que, sola y por ella misma, ilumina a la Tiniebla]…entendido como la sustancia de esa Luz…., con la certeza de que el fuego de la Divinidad está en nuestro interior y que irradia al exterior.

[¿para qué estáis vosotros aquí encarnados?]

[… para alejar de la materia todo aquello que por sí mismo no puede convertirse en Luz. Estáis aquí encarnados para limpiar de oscuridad todo terreno a fin de que la Luz, cuando venga, lo encuentre diáfano, arado y abonado para Sembrarse a sí misma]…lo podemos entender para experimentar en base a las pruebas que ha “pactado” nuestro Espíritu imperfecto y que a lo largo de su nueva vida material deberá ir superando. El modo, sólo hay uno, ir transformando nuestros defectos en actos y acciones de bien, cultivando las virtudes de esa Luz, de la mano de la sencillez y la humildad.

[¿Cómo lo vais a conseguir?… Y nosotras os contestamos con la más pura sencillez que siendo antorchas en vuestras familias, ciudad, comunidad, nación, continente y planeta].

No dejemos de lado la fortaleza del honor, de la intuición, de nuestro pacto Celestial para que la transmutación de las energías oscuras en luz sea una constante en nosotros mismos y fuera de nuestro interior, convirtiéndose en una radiación para la siembra del Amor con las Virtudes que de él emanan, para que de este modo, la Materia, a causa de nuestros compromisos y actos, se vuelva más luminosa.

Esta entrada fue publicada en Libro de Samahel, Reflexiones de Auri y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s