5ª Ley del Espíritu

El Espíritu tiene dos polaridades y cada una de ellas tiene a su vez, otras dos ( principio masculino y femenino), según esta la Quinta Ley del Espíritu, expresa que “ SOLO PUEDE MANIFESTARSE AQUELLO QUE TIENE LAS DOS POLARIDADES EQUILIBRADAS O COMPENSADAS. LA DESCOMPENSACIÓN DESTRUYE ANTES DE SER.

Tenemos que cohesionar nuestro razonamiento dado a través de la MENTE con el CORAZON que es el entendimiento y generador de emociones y sentimientos y así equilibrados y en armonía los dos, iluminarnos por dentro con la energía del Amor.

De no ser así estamos desequilibrados y funcionando nuestro ADN encogido y semi-apagado, estamos entonces desconectados de la realidad Universal, que es armonía y equilibrio.

Los Mayas dicen que nosotros somos como imanes y que para vivir en el amor, tenemos que hacer como los imanes, juntar los dos polos para poder atraer al amor.

En el libro de Samahel y en el libro de Adama, se habla mucho del equilibrio, de la unión de la luz y la sombra, de la unión que cada uno debe de hacer con su lado opuesto interior, etc; sin ir muy lejos cito por ejemplo el comienzo de la Oración de este mes de Junio, que es la Oración del Ángel MURIEL, que dice: “ Convoco a la Gran Energía que une Arriba y Abajo para que en su Equilibrio despierte en mí la acción (manifestación) necesaria con la que hacer ( crear) un mundo mejor y más agradable”. ….

4) El Principio de Polaridad (Ley Universal)

“Todo es doble, todo tiene dos polos, todo su par de opuestos: los semejantes y los antagónicos son lo mismo; los opuestos son idénticos en naturaleza, pero diferentes en grado; los extremos se tocan; todas las verdades son semi-verdades; todas las paradojas pueden reconciliarse”. (El Kybalion).

En el plano físico encontramos que el calor y el frío son de idéntica naturaleza, siendo la diferencia solo cuestión de grados. El termómetro indica los grados de temperatura, siendo el polo inferior el llamado frío y el superior el calor. Entre estos dos hay muchos grados de calor y frío, y de esos grados el superior es más caliente, en relación con el inferior, que es más frío. No hay absolutamente un tipo fijo. Todo es cuestión de relación y grados. No hay ningún sitio en el termómetro en donde cese el calor y comience el frío. Todo se reduce a vibraciones más o menos elevadas o bajas. Las propias palabras “elevado” y “bajo” que estamos usando no son más que dos polos de una misma cosa. Son relativos.

El mismo principio opera en idéntica manera en el plano mental. Donde encontramos una cosa encontramos también su opuesto. Esto último es lo que permite transmutar un estado mental en otro, siguiendo las líneas de polaridad.

El valor puede transmutarse en miedo y viceversa. Las cosas duras pueden tornarse en blandas y así sucesivamente, efectuándose siempre la transmutación entre cosas de la misma clase, pero de grado diferente.

Tratándose de un hombre cobarde, si se elevan sus vibraciones mentales a lo largo de la línea MIEDO-VALOR, se llenará de valentía. También lo perezoso puede hacerse activo y enérgico, polarizándose simplemente a lo largo de la línea PEREZA-DILIGENCIA.

Los estados mentales pertenecen a innumerables clases, cada una de las cuales tiene su opuesto, y a lo largo de su propia línea es posible la transmutación.

Además del cambio de polo de nuestros propios estados mentales mediante el arte de la Polarización, el fenómeno de la influencia mental en sus múltiples fases demuestra que el principio puede extenderse hasta abarcar las influencias mentales, esto es, que los estados mentales pueden producirse por inducción de los demás. Es entonces posible polarizar un ambiente, una situación. La mayoría de los resultados obtenidos mediante los tratamientos mentales se obtienen aplicando este principio.

Los estudiantes en el Sendero de la Luz, jamás emplean este principio en otro sentido que el del Bien, pues como se verá más adelante en el Principio del Ritmo y el de Causa y Efecto, que son las leyes del Boomerang, lo que hagamos hacia otros se nos devuelve en idéntica forma, tarde o temprano.

Al Polo Positivo pertenece la sonrisa, al negativo pertenece el ceño fruncido. Si quieres cambiar de polo en plena manifestación negativa, sonríe, declara el Bien presente en la manifestación, bendícelo y agrega “y lo quiero ver”, ” bendigo el bien en esta situación y pido verlo”.

(Fuente: Foro abierto de amigos de camino)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s