Habla Zedekiel

Zedequiel

Ángel Zedekiel (Fuente: Obra de Miguel A. López Melgarejo)

Pero os aseguramos que no os quedaréis solos, que a vosotros los que sois elegidos no os dejaremos huérfanos como no os dejó huérfanos el Espíritu Santo, el Espíritu Perfecto. Nosotros estaremos a vuestro lado, nosotras las Virtudes velaremos para que nada malo ocurra con vuestro espíritu aunque no podamos socorreros en la materia. Hemos venido para prepararos, para haceros participes de la Sabiduría, sólo así no estaréis solos, sólo así nos tendréis a vuestro lado. Cumplid con lo que Dios por boca de Su Ángel Metatrón os encomendó; cumplid con la reforma que el propio Dios en el cuerpo de Jesús el Nazir hizo, y con todas sus palabras, sólo de esta forma os salvaréis, mas os digo que vigiléis, pues muchos dicen tener la Verdad de esta Reforma de los Tiempos y sois muy pocos los que tenéis la Verdad y la Comprendéis. Vigilad, pues muchos serán los que vengan a deciros que estáis equivocados y lo único que pretenderán será arrastraros hacia su equivocación. Servid a Dios y ayudad en todo momento a los hombres, corregid a quienes se equivocan, y en una palabra, Amad a los que os rodean: sólo así estáis Amando a Dios con todas vuestras fuerzas.

No os fiéis de los que dicen: “la tradición habla”, no lo es todo la tradición, pues el todo progresa junto con el hombre, mas es el hombre el que corre a ciegas tras las huellas de la novedad, y muchas veces dice el hombre que la novedad es la tradición para concederle la valía de la antigüedad. Así pues sed cautos y sopesar todo lo que os venga, de esta manera no erraréis en el camino y por consiguiente no os equivocaréis ni otros os equivocarán.  

Dios Nuestro Señor, al igual que os concedió en el cuerpo de Kephas como el primero de los Efectistas, os concede ahora en esa renovación la Casta de los Nuevos Efectistas, al quinto de los cuales ya conocéis y sobre el que descansa el Efecto Divino de Creación y Destrucción, el cual es inconocedor del bien y del mal y el que será llamado Testigo de Dios y Mártir.

Otro libro os será dictado, no ya por tantos como ahora, sino que será Miguel, el Equilibrio. Velad pues por este libro y que sólo lo conozcan los pocos, pues si fuese conocido por otros a quienes ni les va ni les viene atentarían contra su contenido. Nosotros partiremos tras haberos dictado éste, que constará al final de 1.000 hojas, de 2.000 paginas. Tras de nosotros volverá de nuevo Miguel y así completará la Obra de Todos los Emisarios de Dios Nuestro Señor. Recordad entonces las palabras que ahora os dicto: al igual que en el mundo existe el bien y el mal, también existen dos puntos principales en el Templo u oratorio del Tabernáculo descrito en el A.D.A.M.A. que son el Este y el Oeste; sabed que al igual que el Este  y  el  Oeste  convergen  en  el centro del Templo, que se trata de un circulo operativo, —símbolo de la reencarnación cuando algo existe en su centro— así el Mal y el Bien convergen en el Efectista que opera los milagros de Dios. Que ambos converjan en vosotros los escogidos para así también poderos llamar “Antorcha y Luz entre los Cuernos del chivo Expiatorio y Pascual.

Y también recordad que los espíritus que por el Oeste acuden lo hacen con más prontitud a las llamadas impacientes del que pronuncia sus nombres. Nunca pues os fiéis de ellos porque es la energía de la impaciencia lo que los atrae con prontitud; es la mala aspectación de vuestros deseos la que los atrae para, en un momento, perderos. Que en vosotros converja el bien y el mal pero sin el sentimiento del Conocimiento del Bien o el Mal ya que entonces perderíais ser llamados Hijos de Dios.

Observar lo que bien le plujo hacer a Dios Nuestro Señor que bendecía pueblos y maldecía a otros. Observad lo que a bien le plujo hacer a Jesús el Nazir que, siendo Dios encarnado, bendecía a unos, y maldecía los pueblos como maldijo la higuera que no dio fruto. ¿Pensáis que hacia Bien o Mal? Os equivocáis porque ninguna de las dos cosas hizo, simplemente lo ” HIZO ” porque en Sí existe la Justicia. Tened a bien el ejemplo del propio Dios que es el único Maestro, no el de los hombres que se han levantado contra Dios y no comprenden sus Justos Actos.

Así Dios Nuestro Señor os enseña sin palabras el comportamiento que a bien deberíais copiar y la vía recta por la que debíais caminar: sintiendo infinito Amor, otorgar justamente la Justicia sin que exista el rencor o el Odio; en Él es Poder y en vosotros Efecto. ¡Ay de los que en esto vean algo recriminable, pues no niegan su parte divina tan sólo, sino que dicen con sus torpes bocas que Dios es equivocación! ¡Ay quien se atreva a pronunciar “Dios es equivocación” sólo porque su religión no le hace comprender la Justicia que el mismo se niega pues no será perdonado ni en esta vida ni en otra, sino que se hará en la tercera al ser su ofensa contra el Espíritu Puro al cual no Comprende! ¡Ay quienes por destruir esta Verdad que dicto vean sólo la letra muerta que les conviene y no lo hagan con la letra Viva de la evidencia, pues así como él separa lo uno de lo otro, así se le separará a él del Camino de la Vida entregándosele lo que es desperdicio de los Sabios! ¡Ay quienes atenten contra estas palabras permitidas por el mismo Dios, pues en su atentado se le ofuscará la mente y quedarán Malditos como la higuera que a una palabra de Dios quedó estéril y luego seca! ¡y, Ay de los que con la presunción del que se cree sabio se rasgue las vestiduras y diga ¡anatema!, pues a quien anatemiza es al propio Dios su Creador, el cual le otorgó la vida!.

Así pues os lo dejo dicho a vosotros, elegidos de mente Abierta a la Única e imperecedera Verdad, cumplid con las Leyes de la Moralidad Espiritual nombradas y dictadas en el Sinaí y que se encierran en el Amor a todos pero sed al mismo tiempo Justos aplicando la justicia. Perdonad siempre y no seáis rencorosos con quienes os aborrecen, pero emplead el Efecto con la justicia inequívoca de la virtud de Dios; de esta forma no sólo caminaréis por el camino recto sino que vuestra Vía os llevará a la Unión con Dios. Recordad que el Señor es llamado Adonay porque es el Supremo, es llamado el Justo y el Amoroso pero también es llamado Sabahot porque es Guerrero contra la equivocación.

¡Oh vosotros, bienaventurados elegidos, luchadores contra el desequilibrio! Sólo a vosotros os será lícito pronunciar en un día muy cercano las palabras Excelsas de los Efectistas que, observando que el Mal se ha adueñado de vuestra Tierra, que el Equilibrio de Miguel no existe porque la oportunidad del Adversario ha llegado a los confines de vuestro mundo, que la mayoría se encuentra desequilibrada porque así ellos lo han querido; desean excomulgar de una vez por todas todo lo maligno del mundo que tanto Amáis. Entonces vosotros y nosotros en perenne comunión con Dios hablaremos porque así lo deseáis: “Santo y Excelso Dios que tienes Poder sobre las cosas y sobre los seres visibles e invisibles, libera a este mundo del Mal y que el Mal vuelva a su lugar etéreo de donde proceda. Que no perturbe más la salud del planeta ni la fe de quienes lo habitamos. Haz, Señor, que este mundo sea bendito en Tu Nombre Oculto e Impronunciable. Señor que tienes Poder sobre lo creado porque de Tu Pensamiento todo salió y de Tu Contemplación todos nosotros fuimos formados, que tienes poder sobre el bien y el mal porque en Ti nada de eso tiene valor. Estamos en este momento reunidos todos los elegidos en este Infierno donde nos ha tocado vivir por nuestra libre elección para desterrar parte de nuestra torpe creación llena de fallos que se ha adueñado de nuestro mundo. Miramos desconsolados que el Mal ha hecho que el ser humano ya no ame sino que odie y que su voluntad no se conduce hasta Ti sino hasta la suya imperfecta. Deseamos, Señor, que el Mal no se sirva ni de los pies, ni de las manos, ni de la voluntad, ni de los ojos, ni de la boca, ni del corazón ni tampoco de espíritu humano. Deseamos, Señor, que el Mal no haga ya más daño al mundo, que huya de él, que no haga al hombre que nos rodea más asqueroso, indecente, presuntuoso, vil, pernicioso, insaludable, avaro, embaucador, vicioso, ruin y réprobo. Haz que el Mal desaparezca y renueva Tu Equilibrio”.

Y será entonces cuando en vuestra carne sentiréis que no queda más tiempo, que el Amor ya no es sentido. Sólo entonces, cuando esto veáis y habléis de semejante manera pidiendo auxilio ante tanto horror, veréis que todo se estará cumpliendo, que todo al fin ha llegado y que todos os encontrareis en la historia de la que este Libro sólo es el prólogo, el anuncio de lo que acontecerá.

Entonces, como último resquicio, volveremos a bajar nosotros y gritaremos a todos: “Vuestra materia morirá y no con placer sino con un dolor profundo y lacerante. Así pues mirad a vuestro alrededor y contemplad mientras podéis las Verdades que por vuestro empecinamiento continúan encerradas en cada rincón de vuestro planeta. Todo estaba tras vuestra mente. Todo estaba encerrado en vosotros; en vuestro cuerpo hermoso por naturaleza y donde no se hallaba ni un ápice de fealdad e impureza; si, todo estaba tras vuestra mente y eso en nada os ayudó sino que ahora os destruye. Ahora volveréis ante Dios y allá ante Él confesaréis la equivocación que en vosotros ha reinado porque todos sois de la Esencia de la Perfección que os creó en el Principio con la parte de Su Admirable Esencia. Sois dioses en esta tierra que vagáis para convertiros, en un Final, en el Dios que os espera en todo y en el Todo”.

Así, de esta manera, todo acabará, incluso los Mil Tiempos, durante lo cual en ese Final unos irán a otros mundos porque en este que estáis no existirá la vida ni tampoco la muerte porque sencillamente No Existirá. Vosotros los elegidos estaréis, unos en el mundo THUM, otros en el seno de Dios. En THUM para preparados los unos, en Dios para Amar como al Principio.

Pero antes y durante este Final temporal habréis conocido a los Efectistas Únicos que Dios Nuestro Señor pone y pondrá para guiaros como prometió desde que la Inteligencia está en vuestro cuerpo. Sabed que si el Efectista incumple sus preceptos se divide contra sí mismo porque en él existen entonces dos causas que lo diferencian: la Sabiduría que ha adquirido, y el saber que no la está cumpliendo. Así todo Efectista dividido es falso y por lo tanto hechicero, Augurero y adivino aborrecible a la Virtud de Dios Nuestro Señor. Mirad que a Salomón así le sucedió, ¿De qué le valió ser Sabio si su propia Sabiduría le demostraba que su comportamiento iba en su propia contra? Así fue dividido en su fallo y fue recompensado con amargura que le deparasen sólo ansias materiales.

Los insurgentes consigo mismo serán pues la dualidad de ellos mismos, su propio antagonismo. Este es uno de los más grandes fallos por lo que de nuevo venís para resurgir después en el Mundo Etéreo e Indivisible en el Final. Si, la división o la lucha contra vosotros mismos trae consecuencias y esta es la Perdición, y la Perdición hace que vosotros los humanos os dividáis para la Perfección en los indivisibles y perfectos, y en los depravados y egoístas.

El Efectista verdadero, para que así lo conozcáis y Seáis, no desea la materia sino que la maneja y la adapta porque sabe que quien desea la materia encuentra siempre polvo, y quien ve que es polvo Cree en la materia creada tomándola, como Lucifer creyó, como a Dios. El Efectista verdadero y Encaminado, pues, todo lo puede, sin caer en la ceguera en que vosotros, no escogidos porque así no lo deseáis, habéis caído.

Ciertamente os esperan amarguras, habéis venido a este infierno a sufrir, mas no caigáis en la desesperación pues el sufrimiento hizo conscientes de lo que fueron a los Profetas.

Mirad y observad vosotros el Círculo operativo del oratorio, ese donde converge el bien y el mal y donde el Efectista se sitúa en el centro. Mirad el gran simbolismo que os explico para que entendáis. Mirad que el Este es el símbolo del bien y por allí es por donde entramos las Virtudes en el “amanecer” de vuestra vida para la Vida. Mirad que el Oeste es el símbolo del mal y es por allí por donde entran las energías negativas en el “crepúsculo” de vuestra muerte para la Vida o la Muerte.

Así la dualidad a la que estáis sometidos estaría en el mundo simbólico del Oeste encerrada en un círculo — carente de principio y de final — donde Dios lucha contra Sí mismo, o sea, el principio de vuestra sabiduría del bien y el mal que hizo posible la aparición de las energías negativas a las cuales alimentáis de continuo. Esa dualidad que se refiere al dios encerrado en vosotros, y no Dios que es Uno, ya que sólo en vosotros está patente ese fenómeno es el semicírculo cuyo simbolismo el Efectista comprende y llama “Hombre”.

Cread así pues el oratorio o Templo material lleno de Símbolos de la Sabiduría y será sólo así cuando Dios Creador viva envuelto en vosotros, en nosotros, y a vuestro alrededor hasta que llegue la hora en que, henchidos y llenos de Perfección la alcancéis en el Espíritu. La materia puesta a vuestra disposición hará el Efecto, sólo para ello es su cometido, y nosotras las Virtudes os serviremos, entre otras cosas para esto fuimos creadas. Todo está a vuestros pies, benditos del Señor, por eso debéis tener conciencia limpia de ello; preparaos pues moralmente y enseñad a respetar este Estado pues sin respeto no será un Estado Espiritual y se transformará en el peor de los Infiernos y es esto lo que ocurrió y lo que creó también la Dualidad ya que nada puede estar dividido contra sí mismo pues la Espiritualidad es Uno y Uno seréis vosotros.

Velad por la Sabiduría y el Simbolismo de estos dictados; Aprended de ellos y haced caso omiso a los que digan que vienen del Adverso ¡Sean ellos con lo que han invocado, pues nadie más que Dios conoce lo que es y no es! Así pues quedan en la tierra los que desean la tierra y venid a la Perfección los que Amáis la Perfección.

Sabed al mismo tiempo que no será Perfecto quien crea sólo esto sino quien lo Asimile y enseñe. ¿Cuántas preguntas pues no se habrán contestado porque vean error en el dictado? El que desea porque le conviene el error, toma parte de él y el error está con él. El que desea la Claridad e intenta Comprender toma parte de la Claridad y al final posee la Comprensión que es la única capaz de contestar a vuestra manida pregunta “¿Quién soy?”, y es que el equivocado se niega “Dios” y por tanto no sólo no se encuentra sino que deja de creer en Dios nuestro y vuestro Señor Único e Innombrable, y el que busca encuentra al final su identidad cuando es capaz de unir en una sola cosa lo mismo que le separó : el bien-mal; pero no practicándolo sino ignorándolo.

Una sola encomienda tenemos cuando hemos venido en estos Tiempos: despejar la tiniebla con la luz para que el Juicio sea aún más Justo mientras vivís los escogidos junto con los que aman el Mal que han fabricado y del que están enamorados.

Sabed, benditos del Señor, que un mundo en ignorancia es doblemente Infierno. Así se me ha ordenado dictar y así lo he hecho como Humiel inspiró el A.D.A.M.A. en el Puig Campana y como Miguel dictará su LIBRO DEL EQUILIBRIO, auténtica “perla” que deberéis ocultar y que lo será después de que todas nosotras en unión terminemos éste.

El Necio dice “no existe el Efecto”, o “no es lícito el Efecto ni el rito”, y olvida que el propio Jesús el Nazir, Dios encarnado, así lo enseño con sus ejemplos e hizo rito al mezclar la tierra con saliva para curar al ciego de nacimiento. También llega a decir el necio “esas cosas son producto del Demonio” sin saber, porque su Entendimiento es pobre, que es el mismo Dios el que impone el rito para que con la oración, el mantram, los actos que vibran en el Universo, los colores que realzan la belleza, los símbolos que enseñan lo que la letra o la palabra no pueden pronunciar por su sublimidad, y la energía Divina mezclada con la Fe que mueve las montañas, y nosotras las Virtudes, se operen en la Tierra las exaltaciones divinas que arguyen por si solas vuestra Unión y procedencia del Innombrable. ¡Que necios son los que piensan de modo opuesto a como el propio Dios Nuestro Señor impera que se haga! A tal llega a ser su necedad que se transforman en esclavos de sí mismos y de la equivocación. No hay más estúpido que el que niega la santidad, a causa de la bendición, de un objeto creado por el propio Dios porque el material con el que está construido es creación de Dios. No hay más imbécil que el que niega la efectividad de la oración recitada con fe. No hay más pedante que el que se jacta de saberlo todo mientras niega que la energía que a todo envuelve no puede ser empleada por vuestra voluntad. No hay más necio que el que afirma que un aroma no mueve el estimulo de algunos humanos para que su virtud de creación opere el milagro. No existe más equivocado que el que niega que el propio valor, vibración que llega a operar prodigios, sólo existe con el único motivo que para deleitar y niega que pueda atraer Virtudes y alejar Defectos o cargas energéticas negativas. No hay más aborrecible que el que desprecia los simbolismos tachándolos de inservibles cuando en realidad es que, es tan necio, que los desprecia por su desconocimiento de las Cosas Celestes y la Sabiduría.

Y es verdad que teniendo las cosas en vuestras manos han sido otros los que negándolas y anatematizándolas os han equivocado, cuando no han tachado a la Verdad nombrándola las más de las veces como producto de la Negatividad del Adversario, haciendo con esto la equivocación en la mente de los que desde un principio estabais llamados a alcanzar la Plenitud.

Faltan a veces palabras para nombrar la equivocación en la que habéis estado insertos, sometidos a la voluntad de quienes por egocentrismo y egoísmo os han sometido con miedos infundados y con torturas celestes indescriptibles, y faltan palabras para decirles a quienes os equivocan que la Verdad, la Verdad Simple, va más lejos de los dogmas, del aprendizaje de un credo o un culto, de los ritos de purificación y de los comportamientos que os exigen. La Verdad implica el Conocimiento, la contestación a todas las preguntas sin que se encierren en dudosos “misterios”, en el comportamiento lógicamente natural, en la aplicación de la justicia y en la exaltación de la Divinidad de donde procedéis por medio de vuestro ejemplo aplicando el Efecto que lo caracteriza entre otras cosas.  

Os vuelvo a repetir que tengáis cuidado con los Efectistas equivocados pues, si me Comprendéis, os daréis cuenta que existen tres clases: los verdaderos Efectistas que, con justicia, aplican correctamente esta Soberana Virtud de Dios Todopoderoso y los otros dos grupos que operan con la equivocación del que sólo hace bien y por tanto luchan contra el mal o lo ignoran, y del que si lo hace Mal y lucha contra el Bien, que no contra todo lo bueno. Guardaos de los dos últimos, operadores de hechizos e iniquidades que creen estar haciendo prodigios cuando en realidad se están auto engañando con “sueños” espirituales.

El primero de estos últimos fabrica pócimas de curación energetizándolas con lo que él llama “su poder” y niega con ello la manifestación Divina; nos invoca y, sin estar seguro de que en verdad allí estamos presentes dice contar con nuestra Virtud cuando en realidad sólo piensa en “su poder” como fuerza operativa del milagro. ¡Aborrecibles son estos que niegan la existencia del Mal o luchan contra él sembrando así la discordia y el miedo en sus interiores, los cuales tratan de proteger con amuletos y sortilegios estériles más que sus palabras, actos y oraciones! ¡Cuan equivocados se encuentran, pues en su recriminable ignorancia anteponen el objeto a su esencia! Se entretienen en librar de las cargas negativas los hogares de los demás, los interiores de quienes se les rinden, sin haber desechado de ellos el miedo que les produce un ataque de sus propios pensamientos y pesadillas; de esta manera olvidan las palabras de Aquel que os dijo: “Límpiate tú que tienes que limpiar a tus semejantes no sea que, estando tú sucio, ensucies a quienes pretendas limpiar que estaban más impecables que tu interior”. Sus luchas son continuas y no saben, en lo que para ellos significa su sabiduría, donde terminan de hacer el bien y donde comienzan a hacer el mal; hasta ahí llega su horroroso fallo. El segundo dice adorar al Mal como si fuese su señor arguyendo que éste le facilita mejores favores ¡Y que bien decís, inútiles moralistas de la Perdición! Dicen que sus Efectos son el mejor camino porque por ellos adquieren la materia, que puede vivirse y saborearse. ¡Y que mal hacéis en tener estas acciones, herederos de los infiernos! Luchan contra todo lo prolijo en Sabiduría y acción buena sólo por el placer de sentirse contrarios a lo establecido y no saben que esa es la forma de volver repetidamente a la materia, a este u otros mundos, donde sus vidas serán desechas en continuos lamentos por el error al que han sucumbido. Invocan energías de negatividad por el Oeste sin pararse a pensar que lo que invocan ha salido anteriormente de ellos y creen en el terrible error de haber coronado al Mal como luchador contra Dios Único, error inofensivo para Dios que no tiene uno igual o parecido, contrario o partidor. Son el punto más álgido del Orgullo, son la equivocación de ellos solos, son embaucadores de ellos mismos, ególatras puros y sumisos a sus propias negatividades que los rebajan a ser inferiores a su propia creación que les ciega porque en el fondo son los necios más acérrimos. Gustan del crimen no porque consigan su “efecto” sino porque en sí están desequilibrados, gustan de la pasión más desenfrenada no porque con su energía liberen el Poder que opera las maravillas sino porque están tarados y llenos de concupiscente esquizofrenia. Inventan horrorosos ritos no porque en realidad consigan nada sino por el morbo que su celebración desencadena en sus cerebros marchitos por los continuos errores. No son adoradores del Mal, sino estúpidas marionetas de sus bajas pasiones que no sirven para nada. No son tan siquiera el Caos sino la incertidumbre de su soledad interior. No son tan siquiera “bajos efectistas” ni llegan a la categoría de hechiceros porque se han hecho más bajos que el suelo, más bajos que la flor, más bajos que los insectos, más bajos que la profundidad del océano,… Más bajos que sus pensamientos.

¡Ay de vosotros los que así obráis pues, poniendo en contienda al mal y al bien, ponéis en contienda vuestra dualidad apareciendo así luchadores contra vosotros mismos y el terror y la locura hendirán sus dientes en vuestra propia carne y en vuestro blando cerebro!

Y vosotros ¡Benditos de Dios! situaros simbólicamente en el centro del círculo operacional del Oratorio y sed portadores de la Luz que desafía a las Tinieblas de la Equivocación —que no otra— convirtiéndoos con vuestro Efecto en el fiel de la balanza que sólo Miguel puede Equilibrar y que de continuo os habla del Orden de Dios vuestro y nuestro Único Señor que no conoce de antagonismos y que os dijo: “el que conmigo no está, lo esta en mi contra”, que no: “el que no está en el Bien está en el Mal”, pues sabed que, para vosotros vuestro Efecto Verdadero y Puro en todo lo malo existe algo bueno y en todo lo bueno existe algo malo, como en todo hombre existe algo femenino y en toda mujer algo masculino.

Esas palabras, sí, pronunciadas por la boca de Dios en Jesús el Nazir no vinieron más que a ratificar un detalle de la Verdad: ” el que obra con la única conciencia del Bien o del Mal se encuentra enfrentado con Dios que carece de esa Consciencia antagónica por lo que es servidor de la Adversidad”. ¿No oísteis acaso las palabras reveladas a Juan que dicen “si fueses frío o caliente te aceptaría mas eres tibio y voy a vomitarte”? ¿Qué entendisteis? pues sabed que si ese simbolismo no lo comprendisteis ha llegado la hora, y esta es, en que os la revelaremos pues nada es tan sencillo. ¿Hubieseis visto más sencillo que se os dijera: “Si fueses malo ello implicaría que en tu interior tendrías también algo bueno y sería posible Mi aceptación y oportunidad; si fueses bueno ello implicaría que en tu interior tendrías también algo malo y sería posible Mi aceptación y oportunidad; mas como tienes consciencia de la Maldad y de la Bondad no entrarás en mi seno hasta que en ti ambas desaparezcan y seas como Yo”?. Pues si así lo pedíais está es la hora en que vuestra petición ha sido contestada.

Venimos a decir “si deseáis ser de Dios tenéis que comenzar a pareceros a Él por las cosas más cercanas” pues nunca os podréis saltar las pequeñeces y dejar de cumplirlas, sino que por las pequeñeces debéis comenzar hasta alcanzar la Plenitud. ¿No será entonces más fácil vuestro camino en las vidas?. Sed pues Perfectos como vuestro Padre lo es, Amados todos del Señor, y cumplid con lo que la Sabiduría os enseña para hacer bien recto vuestro Caminar. Así se me ha encomendado que os dicte y así lo he cumplido.

(Fuente: Libro de Samahel)

Una respuesta a Habla Zedekiel

  1. Pingback: Libro de Samahel… Habla Zedekiel | AURI

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s