Transcender

¿Qué podemos entender por el término transcender el alma; o evolucionar el espíritu? Términos que generalmente leemos y que la mayoría de nosotros no entendemos como debiéramos.

Las opiniones y respuestas fueron recogidas en su día de un foro abierto de amigos de Camino y que a modo de resumen he sacado de mi “baúl” de los Guardianes para compartirlo con todos vosotros y podáis opinar. Se trata de respuestas sencillas salidas sin duda alguna del corazón y que por supuesto no tratan de imponer nada.

Se decía….

Un ser trascendente es un ser cuya identidad se haya firmemente asentada en el Alma y por ello ya no está ligada al cuerpo material. Conoce la Ley, conoce la naturaleza inmutable del Ser, sabe que el Amor es su energía más elevada, la única que le puede ayudar a trascender, la que puede proporcionarle la Paz interior que necesita para conseguirlo y hacia esa meta se dirige. Ya no se apega a nada, ni a nadie, ya no busca hacer milagros, ni persigue ningún objetivo de índole material; y tampoco espiritual. Todo él se ha fundido en el Amor de su Divino Ser  y ya sólo vive para hacer lo correcto.

Porque Trascender es ir más allá, mucho más allá…es el conocimiento de las cosas por sí mismas, sin limitaciones ni tapujos. Es ver la ventana de tu vecino desde tu ventana antes que la tuya…es aceptar que cuanto más cerca estés de Dios más maltratado vas a ser…es convertir la maldad en un grado de bondad infinito…es saber lo que Es pase lo que pase…es el sacrificio abnegado de la verdad vilimpendiada…es tener la pistola ante una piedra y tirarla al río y dejarte apedrear…es pensar en el Ser más que en ti mismo…es Entender que todo debe ser así porque es necesario que sea así.

La Serenidad es la virtud que lo caracteriza, virtud asociada al Amor que él es y que ya está manifestando, ya no existe para él el éxito ni el fracaso, hace lo mejor que puede y sabe, y eso siempre está en línea con el Amor y la Ley. Permanece sereno ante la adversidad y ante la bonanza que la vida le trae y sigue esforzándose en hacer lo correcto en cada situación. Ha trascendido la ilusión material y vive su vida con total desapego y ánimo sereno.

Entiende que una cosa es la Consciencia de lo que es Sabiduría, y otra, muy distinta, la Sabiduría misma.  O sea que, uno puede ser consciente de lo que es la sabiduría verdadera y no tenerla, o tener muy poca. Pero eso sí, puede estar intentando atraérsela, para despertarla en su interior, y eso, su recta intención, y la determinación que pone para lograrlo, obviamente le capacitan para poder hablar de estas cosas; porque sabe de lo que habla aunque todavía no lo esté manifestando. Así pues, la verdadera Sabiduría, podría consistir, entre otras cosas igualmente importantes, por luminosas, en ser humilde, generoso, modesto, pacífico, educado, recto, honesto, misericordioso, asertivo, altruista, auto controlado, equilibrado, obediente (al ser Supremo, a Dios, a la Divinidad) y en estar decidido a hacer Su Voluntad.

También se dice que el más sabio no es el que más respuestas tiene o más sabe, sino el que hace las mejores preguntas. La Sabiduría se sirve en copa de boca estrecha pero con un culo muy ancho. El Sabio nunca dirá que es Sabio, porque en su humildad reside una parte de la Sabiduría. No cree que haya una medida para esto, simplemente se da cuenta cuando habla con alguien, cuando ve sus reacciones, que no hay una norma fija pero sí que se da cuenta, y eso significa que sabe reconocer algo sabio en una persona.

Entiende que siempre esperamos grandes cosas de las personas, y a veces la Sabiduría está en las pequeñas cosas, en los pequeños detalles. Por eso huye de los que alardean y de los que dicen que tienen la Verdad porque no son más que gallinas en un corral, de muchas gallinas que chillan más para que se les oiga. Se fija en las reacciones de los demás, en los hechos, en lo profundo de sus palabras y a la vez en lo sencillo de sus palabras.

Realmente todo está dicho en la historia de la humanidad, pero hay que escoger y elegir y eso es de sabios. Cada uno sabrá lo que quiere, o lo que necesita. Eso es aplicar la Sabiduría que pulula en el aire y retomarla para uno porque cree que es lo mejor, y a lo mejor no lo es para otros, pero sí para uno, por nuestra vida, nuestra circunstancia temporal o perenne… porque ha entendido que es provechoso, y si no es así se desecha…

Los 7 Niveles o Pasos en los que el Camino nos va cambiando en la medida en que vamos Avanzando

“No hay guía más válida que la de nuestro propio Ser”.

por: Maestra Lilananda

PRIMER NIVEL O ESTADO DE CONSCIENCIA

TEMOR, MIEDO

En este estado de consciencia el temor está presente en prácticamente todo nuestros actos, hay temor a estar solos, a ser rechazados, a la pérdida de seres queridos, a no encontrar la felicidad, a la muerte….. Todo es ansiedad, angustia, porque siempre lo que prima es el sentido de culpabilidad.

La creencia en un Dios que castiga cuando hacemos cosas malas y que premia cuando hacemos cosas buenas es la tónica general y por supuesto que la relación espiritual con ese Dios es siempre de temor.

A más amor, mayor temor. Al ser un amor posesivo, el perderlo es su gran temor.

SEGUNDO NIVEL O ESTADO DE CONSCIENCIA

AMBICIÓN, COMODIDAD

En este estado la persona se hace más racional y lo que prima en su consciencia es la satisfacción de sus deseos, del tipo que sean. Quiere poseer todo lo que pueda y está dominado por su ego en todo momento. Lo único que desea es tener más y más, …pero en la satisfacción de su ambición material no quiere obstáculos, porque al ego le gusta estar cómodo, sin que nada ni nadie le incordie.

Entiende que el bien es poder disponer de todo lo que le sea posible y el mal son los posibles obstáculos que encuentre a su paso para conseguirlo.

TERCER NIVEL O ESTADO DE CONSCIENCIA

REFLEXIVO

La persona se hace reflexiones como éstas: ¿Qué debo hacer para seguir mereciendo todo lo que poseo??? ¿Cómo puedo encontrar mi Yo interior sin perder lo que tengo??? Lo que tengo es porque me lo merezco y porque Dios así lo tenía dispuesto!!! Y por eso debo disfrutar de cada cosa que poseo.

Este estado es la etapa de la vida en la que el ego se siente con mayor euforia,… se siente realizado porque todo lo que posee es por el bien de su familia, y con ese pensamiento no hace daño a nadie.

Pero sus pensamientos, sentimientos y emociones tienen altibajos, porque lo mismo que piensa y siente que todo lo que posee es bueno, también tiene momentos en los que va creyendo en el desapego de lo material, pero solamente de lo que menos desea, y sintiendo una mejor relación con Dios.

Al volverse más reflexiva la persona, ésta ya siente la necesidad de llevar a cabo ciertos cambios, siente deseos de aquietar la mente, de buscar la calma, ya que va comprendiendo que a través de esa quietud encontrará la comunicación con su ser interno.

Pero la gran reflexión en este estado de la persona, es ¿cómo puedo seguir viviendo con comodidad y al mismo tiempo ir creciendo espiritualmente???

CUARTO NIVEL O ESTADO DE CONSCIENCIA

DESARROLLO DE LA AUTOCONSCIENCIA

En este estado es cuando la persona descubre que lo espiritual prima sobre lo material, descubre su ser interior, se hace más consciente, lo que le permite captar y cultivar esa espiritualidad, sintiendo un gran deseo de compartirlo con los demás.

Su mente se hace más comprensiva y tolerante, y percibe que entra en una nueva etapa de luz y energía. Ya no piensa tanto en lo racional.

El desapego de la persona lo centra más en lo emocional que en lo material, aunque siente que es indispensable seguir con el apoyo familiar y económico, ya que si no es así se sentiría muy inseguro.

Al tomar esos conocimientos de tipo espiritual va formando su familia espiritual, compartiendo conocimientos, vivencias, buscando respuestas a las dudas planteadas en su interior. Comprende que tiene que trabajar internamente el proceso dual y ser capaz de transcenderlo, y ese trabajo o comportamiento hace que no sea muy bien aceptado por su entorno.

Se hace consciente de que ya no le ocurrirá nada malo, no piensa ni en el pasado ni en el futuro, solo en el presente.

QUINTO NIVEL O ESTADO DE CONSCIENCIA

LA PROFUNDIDAD DEL SER. LA COMPRENSIÓN

En este estado la persona llega al convencimiento que la autoconsciencia es su gran refugio y fortaleza.

Es una persona abierta, generosa, sincera, amorosa, es decir basa sus actos diarios en el amor y el respeto. Reconoce sus faltas y errores cometidos y trata de corregirse, sus premisas en la vida ya no son de tipo material pues siente de forma cierta que ya no está apegado al pasado, y eso le hace vivir más profundamente para encontrarse con ser interior, su mundo interno, su vida la plantea desde “adentro” y es consciente de ello. Comprende la diferencia entre lo que era antes y lo que es en el momento presente.

Se plantea retos espirituales como llegar a fundirse con el Dios Universal, al que ya siente como tal, y porque comprende que la evolución es lo que prima su vida y que va a necesitar más de una vida para encontrarse con Él.

SEXTO NIVEL O ESTADO DE CONSCIENCIA

LA DISOLUCIÓN DEL “EGO”

Esta etapa es la más difícil de la evolución mental. Los valores y las proyecciones de nuestros actos no son los de la mente, sino que son de la conciencia, y en todos los casos siempre serán contrarios a sus deseos.

Es una etapa de sacrificio y renuncia a los deseos de nuestro ego, como consecuencia de la trascendencia de todo lo conocido que surge en la persona con una fuerza nacida de su interior que hace que sus emociones, creencias sufran un cambio radical, se siente “morir”, ya nada material le es válido y rompe con todo vinculo terrenal, enfrentándose a su destino. Empieza a sentir la “muerte” en vida y no sabrá que ha muerto hasta llegar al séptimo nivel. Es el enfrentamiento con la muerte y con la vida. Con esa nueva vida que renace donde surge la sabiduría.

Esta persona triunfa sobre el ego porque ha conseguido superar su vida emocional, pues no acepta ni sus condicionamientos ni sus reclamos, no se repliega ante sus demandas ni sus deseos, no se deja manipular por la mente emocional de quienes encuentra en su camino. Ama a su prójimo y lo respeta, pero no se deja atrapar por sus cuestionamientos ni requerimientos.

Esta persona ha transformado su vida, su mente emocional está totalmente equilibrada y ha comenzado su liberación al identificarse con su Maestro. El sabe que comenzó el proceso de la maestría sobre la tierra, no por lo que él dice, sino por lo que él hace.  Vive en la tierra pero ya no pertenece a ella.

SÉPTIMO NIVEL O ESTADO DE CONSCIENCIA 

EL RECONOCIMIENTO DEL SÍ MISMO. LA MAESTRÍA

Esta persona se ha convertido en el conocimiento mismo. Sus relaciones sólo están en el nivel del Amor Universal.

Es difícil definir a esta persona, porque es todo lo deseado y al verlo, no es nada más que amor, es el Maestro, el Guía.

El Padre en él, es una proyección del Sí Mismo, es la unidad entre el SI MISMO y el PADRE.

La Divina Presencia es su Divino Presente, su Unidad.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s