Sobre el Libro de Thoth

THOTH

El origen del Tarot se remonta a los antiguos egipcios. Era un libro jeroglífico, numeral y matemático que en sus láminas, de oro fino y metales preciosos, contenía la ciencia y sabiduría a que podían aspirar los seres humanos.

Sus Arcanos (secretos muy reservados o misterios muy difíciles de conocer) eran enseñados secretamente a los Iniciados en el templo de Menphis. Cuando se produjo el derrumbamiento de la civilización faraónica, tales láminas, que compendiaban la sabiduría del mundo, pasarían a los pitagóricos y a los gnósticos, quienes, a su vez, las legarían a alquimistas y kabalistas.

Según eminentes ocultistas que estudiaron y estudian la cuestión, el Libro de Thot no es otro que el conocido Tarot, cuya etimología procede del Egipcio; TAR “Camino de Vida”, y de RO, ROG o ROS; “rey”, es decir; “Camino real de la Vida”.

La cartomancia empezó a tener relevancia en Francia a partir del Siglo XVIII. Court de Gébelin, historiador y filósofo del Siglo XVIII, fue el primero que sugirió la procedencia del Tarot: el antiguo Egipto, sosteniendo que existía una obra de los egipcios, milagrosamente salvada del incendio de las bibliotecas de Alejandría, que incluía una sucesión o serie de extrañas figuras; se refería al Libro de Thoth.

El abate Constant (Eliphas Lévi; 1810-1875) aseguraba que el Tarot no era otro libro que el atribuido a Henoch, séptimo maestro del mundo después de Adán (según el pensamiento hebreo). Los egipcios, en cambio, lo asignaban a Hermes Trimegisto, y por último, los griegos, creían que su autor era Cadmus, héroe legendario heleno; fundador de Tebas e introductor del alfabeto en Grecia.

La interpretación del Libro de Thoth se ha visto dificultada a causa de algunos autores quienes, tal vez con el ánimo de favorecer su difusión, aunque inconscientemente, reprodujeron las figuras en naipes e incluso las modernizaron a lo largo del tiempo, desvirtuando con ello, el significado de los símbolos primitivos que el destino había puesto en sus manos.

Uno de dichos estudiosos fue un peluquero francés del siglo XVIII llamado Alliette, conocido en el mundo esotérico como Etteilla … (su nombre invertido), el cual, atavió a las remotas figuras orientales de los Arcanos con ropajes medievales.

Todo pues, parece indicar que las láminas jeroglíficas del Libro de Thot fueron el punto de partida de todas las clases de naipes, tanto los utilizados en juegos de mesa como en cartomancia.  

(Fuente: Libro de Samahel)

Enlace relacionado: https://centroauri.wordpress.com/category/cartas-del-tarot/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s